Sistema Operativo

El sistema operativo (también denominado S.O. en castellano y O.S. en inglés) es la parte más importante de un ordenador. Es el software que se encarga de que funcionen los otras programas. Cada ordenador de uso general debe tener un sistema operativo. Estos mismos realizan las tareas básicas, tales como reconocimiento de la conexión al teclado, enviar la información a la pantalla, no perder de vista archivos y directorios en el disco duro, controlar los dispositivos periféricos tales como impresores, escáneres, etc.

Sistema Operativo

En sistemas grandes, el sistema operativo tiene incluso más responsabilidad y poder, es como un policía de tráfico, se asegura de que los programas y usuarios que están funcionando al mismo tiempo no interfieran entre ellos. El sistema operativo también es responsable de la seguridad, asegurando que los usuarios no autorizados no tengan acceso al sistema.

La finalidad de un sistema operativo es ofrecer un uso simple de un ordenador. Un buen sistema operativo debe ofrecer los requisitos siguientes:

•Promocionar comodidad en el uso de un ordenador
•Gestionar de forma eficaz los recursos del ordenador, ejecutando servicios para los programas.
•Facilitar una interfaz al usuario, ejecutando mandos (instrucciones).
•Permitir que los cambios debidos al desarrollo del propio SO se puedan realizar sin interferir con los servicios que ya se prestaban.

Estos son los objetivos generales que todo sistema operativo debe cumplir.

La forma de utilizar un Sistema Operativo no varia normalmente. Un usuario interactúa con el Sistema Operativo a través de un sistema de comandos, por ejemplo, el sistema operativo Windows XP contiene comandos como copiar y pegar para copiar y pegar archivos respectivamente. Los comandos son aceptados y ejecutados por una parte del Sistema Operativo llamado procesador de comandos o intérprete de la línea de comandos. Las interfaces gráficas permiten que utilices los comandos señalando y presionando en objetos que aparecen en la pantalla.

A partir de aquí diferenciamos dos formas de dar instrucciones a un Sistema Operativo: por código o de forma grafica.

Cuando damos ordenes (comandos) a través de un código, necesitaremos saber exactamente el código que hemos de escribir para que la acción de este sea correcta. Si se dan ordenes a partir de códigos, la administración de un Sistema Operativo puede hacerse muy compleja, pero en el mismo momento más abierta ya que si sabes exactamente que código ejecutar puedes obtener muchas funciones.
Un claro ejemplo seria en el Sistema Operativo Ubuntu, el comando para instalar paquetes: “aptitude install xxx”, donde ‘aptitude’ es la aplicación que vamos a utilizar, ‘install’ es la orden que le damos y ‘xxx’ es el nombre del paquete.

Cuando damos órdenes a través de una interfaz grafica es mucho mas sencillo ya que todo se puede interpretar a través de símbolos que hacen que el usuario simplemente estudiándolos un poco ya se puede saber que función realizarán. Un claro ejemplo sería cuando, por ejemplo, en el Sistema Operativo Windows XP hacemos dos clicks en cualquier archivo para abrirlo.

Pero hoy en día ya ningún Sistema Operativo se controla totalmente por comandos, todos tienen una interfaz gráfica que facilita su uso. Por ejemplo, Ubuntu utiliza ‘GNOME’ como interfaz y Windows XP utiliza ‘explorer’.

Igual que en todos los Sistemas Operativos se utiliza una interfaz grafica para comandarlo, todos integran sus aplicaciones para ejecutar comandos a través de códigos. Estas aplicaciones son fundamentales porqué no todos los códigos se pueden ejecutar gráficamente.

La interfaz grafica es hoy en día una de las partes más significativas para un Sistema Operativo, ya que no todo el mundo entiende los códigos, entonces, el Sistema Operativo se califica más por su aspecto que por su código. Pero esto es un grave error, sí es importante el aspecto que ha de tener, pero es mucho más importante las funciones que realiza y si las realiza correctamente.

Cuando hablamos de códigos que integran un Sistema Operativo, nos referimos a kernel. El kernel o núcleo de un Sistema Operativo es la parte más importante, como ya he dicho. El kernel es el medio que se encarga de conectar las aplicaciones con los elementos periféricos del ordenador. Pongamos un ejemplo:

Cuando vamos a imprimir un documento, se realiza un proceso que para que la hoja que salga de la impresora salga impregnada de tinta. Cuando pulsamos el botón de imprimir, esta acción pasa al kernel, donde se interpreta en el procesador de comandos que desde aquí va hasta la impresora y le dice exactamente que tiene que imprimir.

A pesar de esto, no necesariamente se necesita un núcleo para utilizar un ordenador. Los programas pueden cargarse y ejecutarse directamente en un ordenador “vacío”, siempre que sus autores quieran desarrollarlos sin utilizar ninguna abstracción de la maquinaria ni ninguna ayuda del sistema operativo. Esta era la forma habitual de utilizar los primeros ordenadores: para utilizar diferentes programas había que reiniciar y reconfigurar el ordenador cada vez. Con el tiempo, se empezó a dejar en memoria (incluso entre diferentes ejecuciones) pequeños programas auxiliares, como por ejemplo el cargador y el depurador, o se cargaban desde memoria de solo lectura. A medida que se fueron desarrollando, se convirtieron en los fundamentos de lo que acontecerían los primeros núcleos de Sistema Operativo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


A %d blogueros les gusta esto: